@BlogCanalEducación | Las voces más relevantes del mundo educativo » Blog Archive » Se lleva la R

Error: No se pudo crear el directorio wp-content/uploads/2017/04. Asegúrate de que el servidor tiene permisos de escritura para el directorio superior.

Fernando J. López

Perfil

14 septiembre, 2012

En estos tiempos se impone la R. La R de recorte. De regresión. De retroceso. Porque algo tiene de viaje al pasado –y no al mejor de ellos– la aplicación de medidas tan equivocadas –y peligrosas– como el aumento del número de estudiantes por aula. Medidas que se nos quiere presentar como un modo de ahorro y que solo son un nuevo obstáculo en el aprendizaje de nuestros alumnos. Por una vez, no estaría de más que nos preguntásemos si  es justo ahorrar recortando el futuro –y con ello, los horizontes– de los más jóvenes.

A este creciente listado de dramáticas erres, se ha sumado la de la reducción de las asignaturas y modalidades del Bachillerato. Una reducción que, nos tememos, parece que se impondrá sin un necesario debate previo –el precipitado cierre de algunas opciones en determinados centros públicos da buena cuenta de ello–, sino que se ejecutará con la misma ligereza y ausencia de discusión con la que se suelen tomar casi todas las medidas educativas que afectan a quienes las habremos de vivir a pie de aula. Los mismos a los que, paradojas del sistema, jamás se nos consulta.

Cuesta lograr que nuestros responsables políticos comprendan que reducir no es sinónimo de ahorrar. El hecho de hacer algo más pequeño –y, en este caso, más precario– no equivale a obtener de ello ganancia alguna. Sobre todo cuando eso que reducimos son las inquietudes y  las opciones de futuro de nuestros alumnos. ¿Se puede salir de una crisis tan grave como esta aplicando la R del recorte en un pilar tan básico de la democracia como es la educación? Quizá sí, quizá sí que sea posible hallar esa salida, pero en ese caso será una puerta falsa –en dirección al pasado, sin duda–, una abertura que, ante el previsible empobrecimiento intelectual, solo nos conducirá a un callejón en el que volver a quedar atrapados cuando la situación lo decida.

Es una lástima que la letra de este curso escolar sea la temible R. En vez de  la I de inversión. O de la A de apostar. O de la C de creatividad. ¿Y si pensamos y buscamos entre todos medidas de ahorro real que no perjudiquen a nuestros alumnos ni a la atención a la diversidad? Porque lo que sí está claro es que reducir –en materia educativa– jamás es sinónimo de ahorrar. Reducir –cuando esa temible R se aplica en nuestras aulas– equivale siempre a empobrecer.

Fernando J. López

4 Comentarios a “Se lleva la R

  1. Fiden

    Coincido con vuestras aportaciones, “Se lleva la R” y … más que debería llevarse pero profundizando en otros aspectos: la Reforma Educativa debería Redefinirse desde la Representación de los profesores en las mesas de Reunión con una Renovación amplia y plena del sistema político español (la partitocracia y las redes clientelares vigentes en España desde el triunfo del liberalismo decimonónico deben Reducirse hasta la mínima/nula expresión).

  2. Belén Coll

    Completamente de acuerdo!!!!!

  3. Luis

    Está claro que desde un despacho las cosas no se ven como cuando se está sobre el terreno. En el despacho hay que cuadrar cifras sin tener en cuenta a las personas (profesores y alumnos en este caso). Parece que tampoco se tiene en cuenta el futuro de nuestros jóvenes que también tendrán que lidiar con el futuro que algunos les preparan de forma inconsciente, o quizá muy consciente, para que nunca alcancen un nivel que les permita acceder a puestos de importancia. En cualquier caso, la política que se ha adoptado no es, a juicio de muchos, la más idóneo para que los jóvenes de hoy salgan de una actualidad casi miserable en lo intelectual en la que se les ha metido y de la que no podrán salir sin medios económicos (y su propio esfuerzo, claro está). De esta forma se perpetuarán las mismas sagas que ocupan ahora puestos decisorios.

  4. Marta

    Es importante también que no nos arrebaten las palabras, ni en este caso las letras. Por eso me empeño en ver que la R la llevamos también otros pero para deletrear con nuestros actos la resistencia, la rebelión, repensando cómo en este marco conseguiremos seguir haciendo lo que como educadores vocacionales deseamos para ellos, el alumnado que disfrutamos y que tantísimo se juega con nuestra capacidad de elegir entre resignación o rebeldía. Así que en mi opinión, tenemos tarea, toca rediseñar las estrategias. Y no me cabe ninguna duda de que somos del todo capaces, nos sobra necesidad de apostar, generosidad para invertir y creatividad para conseguirlo. Gracias. Un beso.

Enviar un comentario

Powered by