@BlogCanalEducación | Las voces más relevantes del mundo educativo » Blog Archive » Habitaciones, papeles pintados y fronteras.

Error: No se pudo crear el directorio wp-content/uploads/2017/12. Asegúrate de que el servidor tiene permisos de escritura para el directorio superior.

Juan José Vergara

Perfil

2 noviembre, 2012

 Hace algunos días María Acaso me invitaba a un ciclo de encuentros que –organizado por el grupo de Pedagogías Invisibles- reúne en grupos de discusión a personas que intercambian sobre algunos disparadores de ideas en torno a la educación. El proyecto lo han llamado HABITACIÓN e invita a diferentes agentes a reflexionar sobre las arquitecturas necesarias para un nuevo ecosistema de aprendizaje. La propuesta se habitaba en el Matadero de Madrid y los disparadores –o temas propuestos y calendarizados- son a cual más sugerentes:

1.- Estructuras,

2.- Mobiliario,

3.- Tecnología,

4.- Decoración y

5.- ‘Otros’ sentidos.

En la primera sesión tuve la ocasión de disfrutar y aprender de jugosos análisis sobre las estructuras necesarias para un cambio de paradigma en educación. Arquitectxs, gentes del mundo del arte, no-alumnxs y si-exalumnxs dibujaban líneas que podrían delimitar –o abrir- las nuevas arquitecturas educativas.

¿Qué características debería tener una estructura educativa?. Las propuestas que se escucharon eran a cada cual más sugerentes. Espacios abiertos, tomar conciencia del umbral, entender la estructura como un espacio relacional, como un nodo discontinuo de situaciones vitales en las que se aprende …

Mi experiencia vital en aquel encuentro –educativa en definitiva- me llevaba a mi práctica diaria en estructuras clásicas de aprendizaje como las que observo día tras día y que rompo en la medida de lo posible –y a costa de disfrutar del adjetivo ‘juanjadas’-. Estructuras típicas en un centro educativo de muros cerrados, puertas cerradas, horarios, desconexión móvil, delimitación clara de la frontera entre el dentro-fuera, etc, etc.

Frente a todo esto, escuchar propuestas alternativas me hace sentir una cálida compañía. Sin embargo, también me reconocía en una cierta situación de extrañamieto respecto a lo que escuchaba.

¿Sería posible generar experiencias educativas en una estructura ideal?.

Soñemos una situación ideal para el centro educativo. ¿Es esto lo relevante para que se produzca el aprendizaje con las características que deseamos?

En mi día a día, lo que descubro es que lo que realmente hace potente el espacio educativo es la acción que se ejerce en él. Lo que es imprescindible es que este espacio permita impresionar a los que lo habitan hasta el punto de ponerlos en situación de cuestionarlo y decidir acciones con (o contra) él.

Ser capaz de mirar el espacio educativo, las paredes, los muros, las puertas o la ausencia de ellas tiene potencia educativa en la medida que somos capaces de sentirlas, escucharlas, soñarlas y decidir acciones con ellas.

No en balde nuestras amigas de Pedagogías Invisibles han dejado para la última la sesión dedicada a “otro sentidos” o lo que es lo mismo: reflexionar sobre quién habita los espacios y qué hace con ellos.

Innovar es habitar. En el caso de nuestros centros; habitar los espacios que transitamos día a día.

Juanjo Vergara en la red:

http://socioculturalesbb.blogspot.com

http://colectivoenaccion.es

http://juanjovergara.blip.tv/

http://www.vimeo.com/juanjovergara

@juanjovergara

 

2 Comentarios a “Habitaciones, papeles pintados y fronteras.

  1. Concha Pèrez

    Me parece tan lógico como innovador. Me hubiera gustado participar y respirar estos encuentros.
    Somos espacio y tiempo. Encorsetar ambos en la cotidianidad del aula va poco a poco domesticando a l@s alumn@s y arruinando nuestros seres creadores( maestr@s, profes, agentes y gentes que pasan por los Centros Educativos) capaces de reinventar la realidad de cada día para poder sobrellevar retos, dificultades, descubrimientos, afortunados encuentros y desencuentros, goces , momentos emotivos inolvidables , intuiciones, dudas, miedos …y todo eso que nos hace sentirnos vivos y querernos.
    También creo que con alguna pirueta sencilla como que los pasillos,lugares de tránsito, y muy llenos de vida se convirtieran en zonas de cooperación y colaboración internivelar. En mi colegio ha dado buen resultado que los mayores bajaran a leer a los de 1º. Unos y otros se han motivado muchísimo.

  2. Enrique Sanchez

    Como toda tarea colectiva, una escuela necesita coordinarse, armonizar los encuentros y tareas de aquellos que la componen. De eso no hay duda. Pero unas organizaciones son más rígidas que otras, unas limitan más y otras limitan menos.

    De entre todas las organizaciones posibles, la distribución de los alumnos en grupos estables e independientes y el reparto del tiempo en sesiones de una hora es la más extendida y, aparentemente, la que mejor funciona. También es la única que conocemos, por lo que nos resulta difícil concebir o desenvolvernos fuera de ella. Sin embargo hay otras.

    Por ejemplo, imaginemos que en una escuela, además de aulas, hubiera otro tipo de espacios: talleres, patios, porches cubiertos, rincones y otros lugares donde encontrarse. Imaginemos también que, en algún momento del día, la circulación por estos espacios fuera libre; es decir, que cada cual pudiera decidir dónde quería ir según lo que se estuviera haciendo en cada uno de estos lugares: construir, leer, hablar en inglés, ensayar una obra de teatro, escribir cuentos, resolver acertijos matemáticos o cualquier otra actividad que se hubiera considerado necesaria dentro de un diseño educativo.

    Para prevenir el posible desbarajuste no harían falta muchas reglas: todo el mundo tiene que elegir una actividad y permanecer en ella hasta que termine, no se puede abandonar un proyecto sin una buena justificación, y otras por el estilo.

    http://www.otraspoliticas.com/educacion/sobre-tiempos-y-espacios

Enviar un comentario

Powered by