@BlogCanalEducación | Las voces más relevantes del mundo educativo » Blog Archive » Globalización y currículum

Error: No se pudo crear el directorio wp-content/uploads/2017/10. Asegúrate de que el servidor tiene permisos de escritura para el directorio superior.

Pedro Navareño

Perfil

20 mayo, 2014

La vida en las aulas del mundo siempre están en la “cresta de la ola” que empujan vientos que no siempre soplan en la misma dirección, ni conocemos bien sus intenciones ni motivaciones. En estos momentos, tenemos una fuerte marejada consecuencia de un mar de fondo llamado neoliberalismo, que se esconde bajo eufemismos como economía de mercado, globalización, etc. Y cuyas consecuencias para la educación son bien evidentes en las reformas que se vienen llevando a cabo en los últimos años en cualquier país del mundo.

Los currículos escolares de buena parte de los países, están basados en las llamadas “competencias”. Las razones de esta globalización curricular son muchas. Quizá una de las más importantes haya sido la irrupción de PISA en el ámbito internacional, allá por el año 2000, con la publicación de su primer informe (ranking) sobre la situación de la educación en los diferentes países que participan de dicho proyecto, y que ha funcionado como revulsivo antes nunca conocido. Pues  era frecuente, cuando se visitaba cualquier país, oír a sus dirigentes políticos, lideres escolares o docentes que su sistema educativo era muy bueno y que estaba obteniendo grandes resultados. Pero este autoengaño se acabó, justo cuando la OCDE publicó el primer informe y en la comparativa internacional cada uno quedaba en el lugar que alcanzaron sus estudiantes en dichas pruebas. Ese hecho cambió muchas cosas, pero sobre todo ha traído esta globalización de los currículos. En la Unión Europea por la recomendación del Consejo y el Parlamente de 2006, para que todos los países en sus reformas contemplaran las competencias clave, básicas, o como se las quiera llamar. En el resto del mundo por la necesidad de intentar alcanzar un mejor nivel de resultados en el ranking PISA, pues de lo contrario tendría consecuencias poco positivas para los políticos responsables de turno.

Otra razón de gran importancia para la globalización de los currículos es el vertiginoso mundo de cambios en el que vivimos y la incertidumbre, por no decir,  desconocimiento de cuales serán los saberes necesarios para el futuro, como muy bien describe el profesor David Perking, cuando dice que la educación, y los docentes, lo teníamos mucho más fácil cuando explicábamos para un mundo conocido y cierto, pero que, justamente, ahora, nos toca educar a nuestros alumnos para un futuro que no sabemos muy bien que conocimientos y habilidades exigirá, es decir desconocido. Por esa razón es necesario el planteamiento de una educación centrada en el desarrollo de capacidades, la adquisición de conocimientos instrumentales, el aprendizaje de actitudes valores y normas, para ser aplicados en un contexto determinado, pero sobre todo, para que los individuos tengan la capacidad de aplicar todos esos elementos en otras situaciones, es decir, adquirir una aprendizaje situado que les permitan resolver los problemas que encuentren en los diferentes ámbitos de la vida. Y, como consecuencia de un mundo tan cambiante, adquirir las estrategias y habilidades que les permitan seguir aprendiendo a lo largo de toda la vida.

Para mí es claro que, con sus defectos, la mejor base teórica que sustenta el enfoque por competencias es la proyecto DeSeCo y los marcos teóricos de PISA, junto con el proyecto de la Educación para Todos de la UNESCO, especialmente lo propuesto en Jomtien en el año 1990, que pretendió concretar el mínimo que toda persona tiene derecho a aprender, es decir adquirir unas herramientas (saber leer, escribir, expresarse, calcular y solucionar problemas) y unos contenidos básicos (conocimientos teóricos y prácticos, valores y actitudes). Todo ello pensando, especialmente, en aquellos niños y niñas que tendrán escasas posibilidades de asistir a la escuela.

Revisando algunos trabajos sobre competencias en los diferentes sistemas educativos se pueden encontrar formas y maneras curiosas de concebir y concretar las competencias. Incluso llama la atención el modo tan burocrático y encorsetado con el que se quieren medir aquí en Colombia, pues los docentes tienen que evaluar, y registrar los resultados en el correspondiente sistema informático, de actividades concretas que hacen referencia a lo que aquí se llaman a nivel oficial “estándares básicos de competencia”.  Resulta difícil imaginar la simplificación que puede suponer un tipo de evaluación tan instrumental y poco flexible como este. Quizá por ello es fácil ver aquí a estudiantes mayores, preparándose fotocopias de las pruebas ya publicadas que tienen que realizar en los diferentes grados. Supongo que entrenarse para la prueba les ofrece buenas posibilidades de éxito. Claro que, en España, pasa lo mismo con la selectividad y podemos ver los buenos resultados que se obtienen en ella y, por el contrario, lo poco satisfactorios que son los resultados que se obtienen en las pruebas PISA.

Sin embargo, este planteamiento por competencias, no está exento de riesgos, como bien apuntan Elena Martín y César Coll (2006), pues se ha tomado con “excesivo entusiasmo por gobiernos y agencias y organismos internacionales … para resolver de un plumazo, o al menos soslayar sin grandes perjuicios o pérdidas, una serie de cuestiones y temas curriculares de gran complejidad”. Además de la estandarización que supone a nivel internacional de los currícula.

Ante esta situación, los docentes debemos posicionarnos y actuar bajo principios éticos y morales que nos ayuden a guiar y educar al alumnado dotándolos de herramientas y conocimientos, que los sirvan para ser ciudadanos responsables y comprometidos de su tiempo, personas lo más felices posible y trabajadores críticos y conscientes de su función en la sociedad.  Pero sin olvidar que no todo lo que se enseña y se aprende puede ser evaluado y que las actitudes, los principios éticos y morales son la esencia que conforman la persona, especialmente para luchar contra los poderes de la ideología neoliberal y neoconservadora, entre otras, tal y como lo describe Apple:

“Vivimos en una época de crisis. La crisis ha contaminado al conjunto de nuestras instituciones económicas, políticas y culturales. Una de las instituciones que ha estado al centro de esta crisis y que lucha por sobreponerse a ella es la escuela. Los neoliberales nos señalan que la única solución es derivar a nuestras escuelas, profesores y niños, a las competencias del mercado. Los neoconservadores nos dicen que la única salida es volver a lo que son “los conocimientos sólidos”.

Apple, M. 2001. Revista “Docencia”, nº 13.

2 Comentarios a “Globalización y currículum

  1. Vriginia

    ¿Adónde nos lleva la interminable cantidad de contenidos conceptuales que pretende transmitir la escuela? ¿Qué relación existe entre la memorización de esos contenidos y la capacidad de adaptación a entornos y situaciones diversas? Ninguna. La práctica, el desarrollo de métodos de aprendizaje, el descubrimiento basado en temas seleccionados por el alumno, son la clave para preparar ciudadanos capaces.

  2. JAVIER GARCIA APARICIO

    Gracias por tu artículo, Pedro. Qué falta nos hace pararnos a pensar lo que estamos haciendo e intentar tomar conciencia de hacia donde nos lleva la inercia de lo que los “desfasados” frankfurtianos llamaban “el sistema” (v.gr. Herbert Marcuse)
    Cito en mi comentario un párrafo sin desperdicio de tus palabras.
    “Por esa razón es necesario el planteamiento de una educación centrada en el desarrollo de capacidades, la adquisición de conocimientos instrumentales, el aprendizaje de actitudes valores y normas, para ser aplicados en un contexto determinado, pero sobre todo, para que los individuos tengan la capacidad de aplicar todos esos elementos en otras situaciones, es decir, adquirir una aprendizaje situado que les permitan resolver los problemas que encuentren en los diferentes ámbitos de la vida. Y, como consecuencia de un mundo tan cambiante, adquirir las estrategias y habilidades que les permitan seguir aprendiendo a lo largo de toda la vida”.

    Y además, cambiando de tema, como tú lo haces en tu artículo, leyéndote deparo, después del olvido al que nos induce el neoliberalismo dominante, en que la enseñanza es un tema más complejo y transcendental de lo que el trato que nos da el Estado a los profesores pudiera sugerir. Gracias otra vez.

Enviar un comentario

Powered by